En el tablao

 

DSC03460 baile que requiere un gran dominio del cuerpo y esfuerzo físico

Texto y fotos: Ana Lucía Ortega ©

Entre el taconeo, los lunares y el sonido de las guitarras nace un ángel. Sucede cada noche en Madrid. La seducción del espectáculo del “tablao flamenco” nos arrastra entre los acordes de la música más racial y nos lleva hasta el seno de una tradición intercultural que es la esencia de la España misma.

Mientras el show se desarrolla, basta con mirar al público para captar un tropel de sensaciones. Es lo que provoca el movimiento de los bailaores, guitarristas y cantaores del tablao. Y  en los rostros de los asistentes se aprecian el ensimismamiento, la emoción, el llanto y hasta el lamento de quien no puede contenerse y canta al compás del artista.

DSC03440 la bailaora en un momento estelar del show 1 DSC03434 show

 

Del flamenco se sabe que tuvo su origen en Andalucía, junto al río Guadalquivir. Y resultó la combinación de una mezcla cultural donde pusieron la simiente judíos, godos, musulmanes y gitanos. Hoy el flamenco ostenta la distinción de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y Etnológico Andaluz. Al parecer, en sus inicios era suficiente el sonido de las palmas para animar el baile. Luego se agregaría la guitarra. Colmada de alegría algunas veces; otras, henchida de sollozos lastimeros que erizan la piel.

A los guitarristas flamencos se les conoce con el nombre de tocaores y suelen ejecutar la música apoyando el instrumento sobre la pierna más alta cuando la cruzan sobre la otra y utilizando el pulgar de forma preponderante para rasgar las cuerdas. La guitarra flamenca anima el tablao pero no desluce al cantaor a pesar de su poderosa sonoridad.

 

Si Andalucía, en el sur de España, es la cuna del flamenco, en Madrid también DSC03445 silla utilizada en el tablaoencontramos locales de categoría donde se puede disfrutar de un auténtico espectáculo que por estos lares se denomina “juerga flamenca”.  Son en su mayoría sitios de mucho sabor, pequeños e íntimos. Una voz, una o más guitarras, unos tacones golpeando la madera del tablao y generando un sonido acompasado, un cuerpo que destila sudor, fuerza y seducción. Los músculos en tensión de los bailaores vibran al compás del sonido, tensándose, sacudiéndose. El escenario tiembla bajo los tacones que golpean la madera siguiendo un ritmo creado por ella o por él. La bailaora o el bailaor. Porque cuando la guitarra calla, la música la hacen los pies o las manos. Los tacones hacen el ritmo y las manos crean acordes. Entonces es imposible dejar de mirar la pasión que genera ese cuerpo y el poder que desprende el frenesí del flamenco.

En el panorama madrileño hay para elegir y todos con un excelente servicio gastronómico. Antes de acudir es ideal hacer una reserva. En la calle Torija 7 está el famoso “Café de Chinitas”, en Echegaray 15 el tablao “Cardamomo”. “Torres Bermejas” con su aroma andaluz y morisco puede visitarse en la calle Mesonero Romanos, 11 muy cerca de la Gran Vía y el “Corral de la Pacheca” en Juan Ramón Jiménez, 2.

Pero queremos conocer el “Corral de la Morería”, -Morería 17- www.corraldelamoreria.com,  justo al lado del Palacio Real de Madrid, porque es uno de esos pequeños rincones cuyo nombre ha dado la vuelta al mundo. Fue seleccionado en el libro “1000 places to see before you die”. Además recibió el premio al mejor tablao flamenco en uno de los certámenes internacionales más prestigiosos de la península sobre el arte flamenco, el  Festival de las Minas, región de Murcia; y el Ayuntamiento de la capital le concedió recientemente el Premio de Turismo Ciudad de Madrid, el cual reconoce el aporte de esta sala a la difusión de la ciudad por el mundo.

En 1956 se inauguró el “Corral” presentando desde entonces a impecables artistas del arte flamenco como La Chunga, Pastora Imperio, El Güito, Mario Maya, Isabel Pantoja o Antonio Gades entre otros. Su directora artística, Premio Nacional de Flamenco, es DSC03420 galeria de visitantes distinguidos al CorralBlanca del Rey quien es artífice de un espectáculo compuesto por diez intérpretes. Tiene una duración de hora y cuarto y se repite durante cuatro sesiones a partir de las nueve de la noche. Mientras se disfruta del show se puede cenar o solo tomar un aperitivo.

Visitantes muy distinguidos y famosos han sido clientes del “Corral de la Morería”. Entre ellos los Reyes de España, Hussein de Jordania, George Bush, Nixon, Carlos Menem. Entre los actores: Marlon Brando, Gary Cooper, Sofía Loren, Michael Douglas, Adrien Brody, Richard Gere, Samuel L. Jackson, Gina Lollobrigida, Mario Moreno “Cantinflas”. Cantantes como Frank Sinatra, Liza Minelli, Carmen Sevilla, Lola Flores, Mariah Carey, Rolling Stones. La lista es interminable.

 

DSC03434 showUn llamativo cuadro del pintor madrileño Juan Barba, “Pelando la pava”, preside el escenario del “Corral” desde sus comienzos. Delante del lienzo se vive el derroche de la pasión del flamenco más sublime. Los bailaores son Jesús Fernández, Olga Pericet y David Martín. La Tana, cantaora sevillana descendiente de artistas, es la voz del disco “Tu ven a mí”. Ellos hacen el show junto a los guitarristas y los otros cantaores flamencos del elenco de esta temporada en “la Morería”.

Olga Pericet, cordobesa, aparenta una fragilidad que se transforma, porque bailando despliega una fuerza desgarradora que atrapa y estremece. Pese a su juventud, atesora varios premios importantes a su carrera artística. Ha bailado como primera figura en espectáculos de gran calado y junto a estrellas de este arte. Actualmente tiene su propia compañía que le permite innovar en el arte del flamenco. Impresiona verla moverse: fuerte como un roble y a la vez grácil como un junco. http://www.olgapericet.com

David Martín, malagueño que desde los dieciocho años entró a bailar en la compañía de Sara Baras, es merecedor del primer premio del grupo Arenal del concurso Málaga Crea. Jesús Fernández, gaditano y ganador del primer premio en el Festival Internacional de Minas 2010, es el otro bailaor del show del local. Ambos empezaron a bailar siendo niños. Hasta que el flamenco se coló por sus venas y se convirtió en la pasión de ambos.

Es recomendable asistir a un espectáculo flamenco. Es de esas cosas que debemos disfrutar en la vida.

 

Comparte mis contenidos y ayuda a otros a conocerlos.

Cómpralo ya y ¡alucina! ¡La propia vida es la novela!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies