Las herramientas del idioma al servicio del Periodista (TERCER MÓDULO )

Hoy os traemos totalmente gratis el tercero de los módulos sobre HERRAMIENTAS del IDIOMA, auspiciado por Showelearningcomunicacion® 

Os recordamos que en el primer módulo estuvimos repasando los usos y abusos de la coma en la escritura. Conseguir los beneficios de un empleo correcto de los signos de puntuación debe ser el objetivo de todos los que aspiren a ser redactores serios y competentes en su campo.

Ahora le toca al punto y coma:

New-Mind-Map_2f7pv5ou (2)  punto y coma

 

El punto y coma goza de la cualidad de ser un signo de uso subjetivo. Esto quiere decir que se utiliza o no en dependencia del estilo del redactor o escritor. Puede ser sustituido por una coma, un punto y seguido o los dos puntos. En particular, y a pesar de que soy consciente de que en la actualidad no es muy utilizado, soy partidaria de su uso. Es un signo que determina de manera fehaciente una pausa mayor que la expresada por la coma y menor que la señalada por el punto y seguido.

¿Dónde se emplean los puntos y coma?

  1. Para separar las oraciones coordinadas largas que contienen comas. Ejemplo: Ibamos camino al río, sin tener en cuenta el tiempo, sin pensar en otra cosa que aquello que nos esperaba allí; cuando llegamos,  la mente se nos quedó en blanco, y no fuimos capaces de reaccionar ante lo que estábamos viendo.

  2. Delante de los conectores: pero, empero, aunque, sino, porque, por consiguiente, por tanto, que, mas. Ejemplo: La madeja de hilo rojo rodó por los suelos; sin embargo, no se deshizo la bola en todo el trayecto, mientras iba en movimiento.

  3. Para separar oraciones yuxtapuestas. Ejemplo: Nosotras somos sinceras; ellas esconden sus sentimientos.

  4. También se utilizan para separar elementos compuestos de una serie. Ejemplo: “Las casas quedaban algo apartadas y en general parecían más abandonadas, humildes y estrambóticas de lo que podían ser nunca las casas de la ciudad; allí había una pared a medio pintar, con la escalera de mano apoyada; más allá habían dejado a la vista las cicatrices de un porche arrancado o una puerta delantera sin escalones, a un metro del suelo; muchas ventanas estaban cubiertas de amarillentas hojas de periódico en lugar de persianas.” Fragmento de La vida de las Mujeres, de Alice Munro.

El punto y coma irá detrás de la palabra que separa, sin espacios, pero se escribirá separado de la palabra que lo sigue. Y ésta, -la que lo sigue- debe ir siempre en minúsculas. Es un error común en algunos escritores.

Aquí termina el tercer módulo. En la próxima entrega tendremos más sobre herramientas del idioma para periodistas.

 

Suscribirte al blog es totalmente gratuito y no te costará nada hacerlo. Así podrás recibir cómodamente en tu email los distintos módulos sobre “Herramientas del Idioma” totalmente gratisSolo debes ingresar tu cuenta de email donde quieres recibir los módulos, en la cajuela que encontrarás en la parte superior derecha del blog. Aquí encontrarás esta sugerencia:

SUSCRÍBETE AL BLOG POR CORREO ELECTRÓNICO

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Una vez que escribas tu correo electrónico pincha en el botón “Suscribir” y ¡ya está!

¡Aprovecha la ocasión de recapitular y/o aprender las herramientas que el idioma pone en nuestras manos!

Cómpralo ya y ¡alucina! ¡La propia vida es la novela!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies