El periodismo en la “crísis de los refugiados”

¿Está desempeñando la prensa su labor de investigadora imparcial de lo que está sucediendo en torno a la denominada ‘crisis de los refugiados’ o simplemente se manifiesta como cooperadora necesaria en la cobertura de los activistas pro-inmigración y pro-refugiados? Este fue el tema que el periodista Javier Monjas expuso durante el V Seminario sobre Derecho Internacional Humanitario que se celebró el pasado 8 de abril en el Campus ‘María Zambrano’ de la Universidad de Valladolid en Segovia, organizado por la Facultad de Ciencias Sociales, Jurídicas y de la Comunicación.

Javier Monjas, enviado especial a varios conflictos bélicos y crisis humanitarias, y nominado al Premio ‘Cirilo Rodríguez’ por esas coberturas, se mostró extremadamente crítico con el papel de los medios de comunicación en la información sobre el desplazamiento hacia Europa de millones de personas desde zonas en guerra, pero también desde países en paz. Según la opinión del informador, los medios no solo han adoptado el lenguaje y las agendas de las ong’s que trabajan en la zona –a su vez, colaboradoras incondicionales de los desplazados-, sino que, además, se muestran hostiles con las opiniones de su propia audiencia en torno a esa visión.

La implacable censura de los comentarios de los lectores que no encajan con la visión ‘políticamente correcta’ sobre la ‘responsabilidad’ y ‘obligación’ de Europa de acogerlos y mantenerlos, y la demonización de esas opiniones como ‘racistas’, ‘xenófobas’, ‘neonazis’, ‘ultraderechistas’ o ‘fascistas’ están provocando un grave divorcio entre la opinión pública y la opinión publicada que desemboca en un rencor de la audiencia, impotente para manifestar su oposición a la actual política de ‘puertas abiertas’.

Javier Monjas expuso el duro contexto en que todos estos hechos se están produciendo –islam, inmigración ilegal, crisis económica, terrorismo a gran escala, etc.- y denunció el uso masivo e indiscriminado de los niños en las imágenes –de “carnaza sensiblera” lo llegó a calificar-, así como la autocensura de los propios periodistas en la información de cualquier acontecimiento que pueda ‘estigmatizar’ a refugiados e inmigrantes, con el histórico vergonzante hito de la inaudita ocultación por los medios de los abusos sexuales y violaciones consumadas de cientos de mujeres alemanas por parte de miles de inmigrantes y refugiados en Colonia, Hamburgo y otras ciudades alemanas durante las celebraciones del pasado Año Nuevo.

“El periodista ha sido convertido o se ha convertido a sí mismo en un activista más, en un mero apéndice de unas ong’s que, como la Cruz Roja, ya no prestan asistencia sanitaria en momentos de crisis, sino que se comportan como auténticas ‘agencias de viaje’ que ayudan, gestionan y después mantienen –con el dinero de los contribuyentes- a cientos de miles de personas en países europeos a cuya población no se ha preguntado si desean tal flujo de extranjeros y si están de acuerdo en mantenerlos durante años o décadas”.

El control del lenguaje, la marginación de los muertos por terrorismo islamista en los espacios informativos frente a los de la inmigración ilegal, la constante culpabilización de Europa como ‘responsable’ de la situación y el inaudito desarrollo del movimiento ‘Lügenpresse’ (‘Prensa mentirosa’) en Alemania y otros países europeos fueron otros de los temas que Javier Monjas desarrolló en su ponencia, precisamente frente a representantes de Cruz Roja, Acnur y otras organizaciones del mismo tipo.

photo by:

Cómpralo ya y ¡alucina! ¡La propia vida es la novela!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies